Una marcha con paso firme

   Uno de los problemas más antiguos que ha enfrentado la humanidad es el alcoholismo. Existe una delgada línea invisible entre la persona que bebe excesivamente y la que lo hace de manera compulsiva. Esta última seguirá siendo siempre alcohólica.  Cada 15 de agosto, Alcohólicos Anónimos de Nicaragua tiene una importante celebración: el nacimiento en esa fecha, en 1964, del Grupo Central de Nicaragua, primer grupo de Managua. 

A partir de su organización, el programa Alcohólicos Anónimos adquirió un aire más dinámico, produciéndose un crecimiento notorio en la membrecía y la fundación de nuevos grupos. Por tal razón, el Grupo Central de Nicaragua es considerado como el pionero del desarrollo del programa AA en el país. Después vino el establecimiento de la Oficina de Servicios Generales (OSG), con el fin de atender los servicios estructurados en todo el territorio nacional. Dicho evento ocurrió otro 15 de agosto, pero de 1974, en el auditorio del Colegio Bautista de Managua.

   La presencia de Alcohólicos Anónimos en tierra pinolera tiene su origen en la iglesia La Merced, de León, donde se reunió por primera vez un grupo de personas con problemas con la bebida, quienes querían dejar de beber. Esto sucedió en 1953. Desde entonces y con más fuerza a partir de aquel 15 de Agosto de 1964, se transmite el mensaje en busca de la sobriedad día a día, de hombres y mujeres que, reunidos en los grupos de AA, comparten su mutua experiencia, fortaleza y esperanza para resolver su problema común y así ayudar a otros a recuperarse del alcoholismo.    

   La marcha de Alcohólicos Anónimos en Nicaragua continúa con paso firme, con un único fin: arrancar de las garras del alcoholismo a todo aquel que tiene problemas con la bebida, evitando así el desastre para éste y para quienes le rodean.

Dr. Rolando Escobar – ASÍ PENSAMOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*