Sueños muchas veces convertidos en pesadillas

   Migrantes que entran por puntos fronterizos en el estado de Tabasco, en número de 300 a 400 diario con el sueño, que muchas veces se convierte en pesadilla, de atravesar México, para llegar a Estados Unidos, se ven obligados a abordar un tren famoso por sus condiciones infrahumanas. La Bestia es el nombre que los indocumentados han puesto al tren en cuestión que recorre el territorio azteca, de sur a norte. La Bestia, por los peligros que encuentran los migrantes al subirse en plena marcha, como al viajar a bordo en el techo de los vagones, sorteando extorsiones de criminales y de autoridades.

   A las 3 de la madrugada del pasado domingo, ocho de los doce vagones de esa mole de metal, cargada de chatarra se descarrilaron. Se supone iban unos 250 pasajeros, en su mayoría migrantes. Hasta el momento se habla de siete muertos y 35 heridos, algunos de gravedad. No es la primera vez que El Tren de la Muerte, como también se le llama, se accidenta. En su recorrido de 600 kilómetros, al menos 200 mil indocumentados al año, principalmente guatemaltecos, hondureños y salvadoreños, hacen uso de ese medio de transporte en su travesía hacia la frontera estadounidense, padeciendo asaltos, violaciones, torturas y agresiones de funcionarios públicos y carteles de delincuentes. Es todo un abandono hacia los seres humanos, no respetándose su integridad.

   Como un acto de solidaridad con los migrantes, hacemos esta oración: “Oh Cristo, peregrino antes de nacer, te pedimos por el migrante: defiéndelo del peligro y fortalece su fe. Condúcelo a una tierra que lo alimente sin quitarle la identidad en el corazón. Haz de él pueblo que viva la justicia, en la solidaridad y en la paz. Dale la gracia de ser acogido como persona hecha a tu imagen y destinada a formar comunidad con sus hermanos. Amén”.

Dr. Rolando Escobar – ASÍ PENSAMOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*