Libres de toda ideologización y manipulación de la Biblia

   Cuando el pueblo pobre se apropia de la Escritura, ésta se convierte en una poderosa fuerza liberadora en su vida, puesto que le es útil para discernir la Palabra de Dios y comunicarla a otros. Comúnmente la Biblia es manipulada, como parte de un proceso de expropiación, por sectores que no piensan ni viven como la mayoría pobre de nuestros países.

   ¿Cómo se llegó a la expropiación de la Biblia a los pobres? El sacerdote y teólogo chileno, Pablo Richard, aclara que uno de los caminos que ha conducido a tal situación es el fundamentalismo, que separa el texto bíblico de su historia. “Para ello se hace una identificación total entre Biblia y Palabra de Dios, con lo cual se hace de la Biblia un sujeto absoluto, ahistórico y universal. No existe la historia en la cual nació el texto y en la cual el texto hizo historia. Tampoco existe la historia de la producción y redacción del texto. Y finalmente tampoco existe la historia actual en la cual el texto es leído. Da lo mismo que el texto sea leído en el siglo octavo, catorce o en la actualidad, que sea leído en América Latina, Alemania o Finlandia, que sea leído en un contexto de miseria o de opresión”.

   Otro camino por el que ha transitado la expropiación de la Biblia al pueblo de Dios es el "concordismo", que ha consistido en hacer “concordar de una manera directa y simplista situaciones bíblicas con situaciones actuales”. El historicismo ha comprendido otro de esos caminos, encasillando a un puro sentido histórico el sentido del texto. “El texto bíblico queda reducido a una pieza arqueológica sin ningún futuro”.

   El pueblo pobre, el pueblo de Dios, está en su derecho de apropiarse de la Biblia para erradicar toda “ideologización y manipulación por parte del sistema dominante”.

Dr. Rolando Escobar – ASÍ PENSAMOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*