Música para ayudar a cambiar nuestro mundo

   Una entrañable amiga de todos, Joan Parajón, cumplió este mes 45 años de radicar en Nicaragua. Años maravillosos de vivir el evangelio, junto con su esposo, nuestro amado doctor Gustavo Parajòn. La buena noticia, por medio del ministerio que ha desarrollado, la música, ha consistido en llevar alegría, paz y armonía a los corazones, tanto en el interior como fuera del país.

   Templos evangélicos, católicos y teatros, han sido escenarios de  sus presentaciones al frente del coro Parajón Domínguez, coro fundado en 1922 por sus suegros: Arturo Parajón y Beatriz Domínguez Recio. Asimismo, ha organizado y dirigido el coro Libertad, de la cárcel modelo y el coro Cántico Nuevo.

   ¿Quién iba a imaginar que cuando el doctor Gustavo Parajón le propuso venirse con él a vivir a Nicaragua, se estaba trayendo a la directora del coro de su iglesia?

   Ahora, ya sin la batuta del coro, pero siempre integrando sus voces, traemos las palabras que ella una vez escribió: La música también es un instrumento por la paz, capaz de sanar el cuerpo de malestares, como también sanar los males del mundo”. (…) El cantar une a la gente, armonizando el cuerpo y la mente para crear una simbiosis. Todo el mundo tiene que adaptarse al ritmo y las notas. Esto produce un efecto colectivo en las emociones y el intelecto. El papel del artista es guiar a los seres humanos, quienes están demasiado envueltos en las cosas materiales, hacia el éxtasis. La música puede envolver a todos en la calma y la belleza. Esto es algo que puede ayudar a cambiar a nuestro mundo”.

   Desde hace 45 años, la música de Joan Parajòn ha impactado nuestras vidas, como una muestra de lo que ella ha sido capaz de hacer, aportando su granito de arena para ayudar a cambiar nuestro mundo.

Dr. Rolando Escobar – ASÍ PENSAMOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Imagen CAPTCHA

*