Revisarnos

La Reforma Protestante tiene que continuar en el proceso de renovación, como fue en sus inicios: renovación continua ante la realidad que se vive como iglesia, y así atender los grandes retos que plantea el mundo. No se trata de quedarnos en la simple rememoración de un hecho que cambió la historia hace 496 años, sino asumir el legado de los reformadores: vivir siempre reformándonos.

En ese proceso de revisión debemos plantearnos qué de todo lo que acontece debe ser revisado, como fue también revisado lo que tenía que hacerse en el pasado. El teólogo Jair Villegas Betancourt nos recuerda que Lutero cuestionó a Roma, Cipriano de Valera revisó la Biblia de Casiodoro de Reina, Arminio revisó las doctrinas de Calvino, Wesley hizo lo suyo con la vivencia de la fe anglicana, los movimientos de Santidad del siglo XIX revisaron la espiritualidad de aquellos tiempos, hasta que llegamos al pentecostalismo que ve una nueva forma de vida en el Espíritu. Y así muchas expresiones nuevas que están por venir.
Nuestro compromiso cristiano nos llama a enfrentar los desafíos actuales como la paz, la homosexualidad, la conservación del medio ambiente, el aborto, la eutanasia, la clonación y tantos temas relacionados con la ética.
No debemos olvidar que en el recorrido desde que nació la Reforma hasta nuestros días se han cometido errores, no quedándonos otro camino que el de la unidad en medio de la diversidad. A pesar de que los protestantes somos tan variados, nos reconocemos, como bien lo expresa Villegas Betancourt: hijos de una misma rama del cristianismo.
En memoria de los reformadores y de los grandes luchadores del protestantismo, nos corresponde abrir nuestras mentes para aceptar los desafíos que plantean cambios, comenzando por revisarnos nosotros mismos y aceptar con amor a quienes disienten de nosotros.

Dr. Rolando Escobar – ASÍ PENSAMOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*