Reformadoras

 La historia de la Reforma Protestante, en manos de los hombres, ha ocultado el protagonismo de las mujeres en aquel movimiento. Entre las reformadoras no sólo hubo mujeres de la nobleza, también participaron mujeres del pueblo en Alemania, Italia, Francia, España, Dinamarca, Inglaterra y otros países; quienes fueron encarceladas, torturadas y quemadas.

   Marie Dentière, de Bélgica, siendo monja se convirtió al protestantismo, después de escuchar un mensaje de Lutero. Fue perseguida por sus ideas, desde las que defendía la amplia participación de la mujer en la religión. Como feminista, decía que “hombres y mujeres estamos igualmente calificados para interpretar las Sagradas Escrituras y los aspectos de la fe”. Predicadora a la par de Calvino y Farel, es considerada una de las primeras teólogas laicas feministas.

   Argula Von Grumbach fue la primera mujer que defendió a Lutero. Se enfrentó a las autoridades diciendo que ella no era ni débil ni estúpida y que todos debían leer libros en contra de la iglesia católica.

   Catarina Von Bora nunca demostró miedo de ser esposa de Lutero y de dar abrigo a monjes y monjas que habían acogido el pensamiento reformador.

   Úrsula Münstenberg, monja de la orden María Magdalena, metía literatura luterana de contrabando en su convento. Rechazó la vida de enclaustramiento, obedeciendo el mandato: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio”.

   Margarita de Navarra en varias ocasiones fue golpeada por su esposo, debido a que rezaba oraciones protestantes.

   Renata de Ferrara, casada con un duque italiano, se negaba a asistir a misa. Albergó por un mes a Calvino y protegió a los herejes protestantes, sufriendo confinamiento en su propio palacio, por presiones de la inquisición y órdenes de su esposo.

   No fueron muchas las reformadoras, pero su legado es tan grande que, en nombre de la justicia, debemos recordar que no sólo contamos con Padres, también tenemos Madres de la Reforma Protestante.

Dr. Rolando Escobar – ASÍ PENSAMOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*