La alegría del fútbol

   No vamos a negar que el mundial de fútbol, Brasil 2014, nos ha atrapado con su emoción; al punto de no perdernos un partido. Aquello de que ya no hay enemigo pequeño es historia, las sorpresas están a la orden del día: el desempeño de Costa Rica imponiéndose en el marcador  final a campeones mundiales, y la recuperación brillante del equipo mexicano que a duras penas había clasificado a la fiesta mundialista.

   Pero entre bastidores del escenario de las gambetas y los goles se descubren algunas maniobras que afectan directamente el espectáculo, las cuales representan una realidad que no pasa desapercibida. Apenas finalizaba el partido en que los ticos derrotaron a los italianos, la FIFA mandó realizar controles antidopaje a siete jugadores del equipo centroamericano y  sólo a dos de los europeos. Todo hace indicar que había mucha preocupación en el organismo rector del fútbol internacional ya que existía la posibilidad de que uno de sus grandes patrocinadores, Italia, quedara fuera de la competencia.

   Aproximadamente 4 mil millones de dólares obtendrá la FIFA al finalizar el mundial. De esa cantidad el 60 por ciento proviene de los derechos de transmisión, según declaraciones del secretario general del ente. A un país devastado y el más pobre de América, Haití, se le ha cobrado 2 millones de dólares en concepto de derechos de retransmisión de los partidos. El gobierno del presidente Michel Martelly pagó esa cifra para el entretenimiento de su pueblo. Entre las acusaciones recientes a la FIFA está la de haber recibido jugosas coimas durante el proceso de selección de la sede del mundial 2022, ganada por Qatar.

   Mientras el dinero generado por ese producto comercial conocido como fútbol se multiplica, soñemos que cada jugada nos devolverá el sentido original del balompié: la alegría, y que todo lo feo y corrupto se tendrá que ir del deporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*