Garra charrúa

   Es posible que los días de Luis Suárez en el club Liverpool estén contados, debido a lo que ellos consideran mal comportamiento del futbolista uruguayo en las canchas. Sobre los hombros del jugador suramericano recaen 9 partidos de suspensión y de cualquier actividad relacionada con el fútbol, como resultado de sanciones impuestas por la FIFA por una supuesta mordida de Suárez al defensa italiano Giorgio Chiellini, en el partido que se disputaba el pase a octavos de final.

   Para muchos el mejor delantero del mundial Brasil 2014 es víctima de una injusticia al sufrir las medidas del ente internacional del fútbol. Su compañero de selección, Diego Lugano, deja clara su sorpresa en vista que, según refiere, no es costumbre de los futbolistas italianos quejarse como lo hiciera después del juego Chiellini, y que “no hay mordisco, no hay cicatriz, es un forcejeo en el juego”.

   Por segundo mundial consecutivo Luis Suárez es el villano de la copa del mundo. En 2010 atajó con la mano un tiro a gol de Ghana, fallando en el cobro del penal los africanos. En aquella ocasión “El Pistolero” fue visto por sus seguidores como ese grande que se sacrificó por su país. Uruguay, con 3.5 millones de habitantes, es un país que ha conseguido éxitos que otros países inmensamente mayores ni siquiera sueñan con obtener: 15 copas América, 2 del mundo (el país con más copas por habitante).

   No hay duda que en su próximo choque, contra Colombia, ya sin Luis Suárez, de quien el presidente Pepe Mujica ha dicho que no fue elegido por tener buenos modales, la garra charrúa (haciendo alusión al pueblo originario de ese territorio)  sobresaldrá; aunque para algunos Uruguay incomode siempre a la FIFA, organismo mil veces acusado de anomalías; la monarquía más secreta del mundo, nombrada así por otro uruguayo: Eduardo Galeano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Imagen CAPTCHA

*