damarisAlbuquerque

– LOIDA Y EUNICE –

Un estudio que nos muestra el importante desempeño de la mujer en los tiempos bíblicos conducido por la Ing Dámaris Albuquerque.

Bienvenidos y bienvenidas a su programa Mujeres de la Biblia, su programa que intenta estudiar a las mujeres que aparecen en el relato bíblico, para conocer más de ellas, los tiempo donde vivieron y aprender lo bueno de ello y desechar lo malo. Hemos estado acompañando a Pablo y estudiando a las mujeres que Pablo ha encontrado en su viaje misionero en los Hechos de los Apóstoles y en las cartas a las iglesias que el estableció. En este relato hablaremos de dos mujeres que son muy importantes en ese tiempo, nos referimos a Eunice y Loida. Eunice fue la madre de Timoteo y Loida es la madre de Eunice, osea la abuela de Timoteo. En 2 Timoteo 1:5 nos dice en la versión Reina-Valera del 60 escribiéndole Pablo a Timoteo: Trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.

Esta es la única vez que en esta versión aparece la palabra abuela. Hay muchas abuelas en la Biblia que hemos estudiado como Sara , Ruth, Noemí pero, nunca sale el adjetivo abuela|, sale que fue la madre tal, pero en este versículo sale la palabra abuela. Y aquí nos dice que es importante el papel que juegan las abuelas y las madres en la educación de lo hijos desde de edad temprana.

¿Quién era Timoteo? A Timoteo lo encontramos mencionado en Hechos 16:1 cuando Pablo entra en Derbe y Listra y dice que ahí había cierto discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente pero de padre griego, y daban buen testimonio de él, que estaban en Listra. Combinando eso que dice ahí con lo que dice el pasaje que acabamos de leer, dice: que la fe no fingida, que viene de generación en generación que vino con su abuela Loida y su madre Eunice y seguro estoy que en ti también. Podemos ver que a Timoteo desde muy pequeño lo criaron en las enseñanzas del Señor. Era un discípulo, y dice Hechos que los hermanos que vivían ahí, daban buen testimonio. Quiere decir que era una persona correcta. Después dice en el versículo 3 de Hechos 16 que quiso Pablo que fuese con él, que lo acompañara en sus viajes misioneros, que por causa de los judíos que había en esos lugares los circuncido, porque su padre era griego, entonces aunque la madre era judía, algunos judíos les encanta estar metiendo cizaña, entonces no lo consideraban totalmente judío, por lo cual se tuvo que circuncidar. Pablo hizo esto no porque era necesario, en absoluto, porque ya hemos estudiado que en el Señor no hay judío ni griego y que la gracia es superior a la ley, no había necesidad de circuncidar. El mismo Pablo dice que a esos mismos que molestan por circuncidar, que se mutilen todo el cuerpo, pero lo hizo para estar en paz, para que nadie dudara del ministerio de Timoteo. Entonces qué satisfacción más grande deben haber tenido Eunice y Loida al ver que su hijo y nieto ahora era un misionero que acompañara a Pablo. Obviamente que cuando lo vieron partir, se sintieron tristes, porque no sabían si lo volverían a ver, tanto peligro que había en el mar, tierra, los salteadores, las misma personas que no creían en las enseñanzas del Señor, y las persecuciones que habían en ese tiempo. Pero estaban gozosas en el Señor que era su hijo que fue formado y educado para el servicio del Señor y ahora estaba rindiendo buenos frutos.

Nos dice 2 Timoteo 1:2 cómo era el trato de Pablo con Timoteo: A Timoteo, amado hijo: Gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y de Jesucristo nuestro Señor.

El hijo que nunca tuvo Pablo, porque no se menciona en la Biblia que Pablo tuvo hijo o esposa. Algunos dicen que él tuvo esposa, pero la Biblia no lo menciona. Aquí en la Biblia menciona a Timoteo como un hijo, el afecto que Pablo le tenia a Timoteo, a demás de ser su mentor, su padre en la fe, era como su padre. Este testimonio de Timoteo fue impresionante, Pablo lo menciona más de una vez en la Biblia: Él menciona cuando él fundo una iglesia y otras cosas. En 2 Timoteo 3:15 vemos que le dice Pablo a Timoteo: y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Nos indica el papel muy importante y fundamental de las madre y las abuelas a no solamente enseñar los versículos bíblicos que se los aprendan en memoria, si no también predicar con el ejemplo, a irlos guiando con lo que dice la Palabra, hay que vivirla con el testimonio de la manera de actuar de cada uno, y que las demás personas puedan ver nuestro buen testimonio, y así llegar a ser un excelente misionero de la iglesia primitiva.

Ojalá que nosotras las madres y las que son abuelas podamos apreciar que tenemos un gran privilegio de ir formando estas mentecitas en el camino del Señor, en medio de este mundo que nos da solo malos ejemplos. Cómo con la ayuda del Espíritu Santo, con la Biblia que tenemos a nuestra disposición, podemos irles enseñando para que ellos hagan un cambio y sean hijos diferentes en su familia, en su comunidad, en la iglesia en la sociedad que les rodea. Ojalá seamos madres , mujeres, abuelas, tías, que estamos a cargo de una educación de un hijo , sepamos que es una responsabilidad mayúscula. Timoteo fue el hijo amado de Pablo y estas dos cartas que le envió Pablo a Timoteo fueron tan preciosas en consejos a Timoteo para su ministerio de predicación a todo el mundo.

El Señor da la fuerza y corona y que no es por los propios méritos de nosotros, sino por la gracia del Señor, juez justo, que dará la corona en aquel día a los que esperan su venida. En este Cristo fue en el que Timoteo creyó y Pablo pudo encontrarle y trabajaron juntos para el servicio de Cristo.

QUE EL SEÑOR NOS BENDIGA A TODOS Y A TODAS, Y LES ESPERAMOS EN OTRO PROGRAMA MAS DE MUJERES DE LA BIBLIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Imagen CAPTCHA

*