EL MUNDO QUE SOÑAMOS

El mundo que soñamos, un mundo en paz y hermandad,  se percibe como un objetivo casi imposible de conseguir. Nos han hecho creer que tiene sentido vivir peleándonos. Los cinco países amos y señores de las Naciones Unidas, con derecho a veto, da la “casualidad” que también son los principales productores de armas en el mundo. La industria militar gasta 3 millones de dólares por minuto en armamento. En nombre de la democracia, la paz, la religión, etc. se hacen las guerras; y los grandes medios de comunicación colaboran con ese propósito, y hasta inventan fantasmas que sólo existen en los cabezas calientes, mensajeros de la muerte.

Mi amigo Juan Sobalvarro, en su libro testimonial Perra Vida, en el que descarnadamente narra sus vivencias durante aquellos duros años de juventud cuando prestaba el servicio militar patriótico en la Nicaragua de los años `80; habla sobre la guerra, con vehemencia, dignidad, valentía, honestidad y, sobre todo, con autoridad moral, la misma autoridad moral que les asiste a todos esos jóvenes que fueron a los campos de batalla sacrificando lo mejor de ellos, precisamente su juventud: “Si alguna virtud poseyera la guerra, en todo caso esta no podría ser más que la de exhibir las peores canalladas de los seres humanos. Pienso que la guerra no es camino para ningún tipo de victoria, quienes participan en la guerra pueden considerarse de previo derrotados. Los únicos que ganan en la guerra son los que no participan en ella, o mejor dicho, los que hacen la guerra desde las tribunas, desde las oficinas o los bancos. (…) La guerra es la injusticia en su más alto grado y la muerte de las mejores ideas a manos de la brutalidad.”

Como ciudadanos de este mundo, como cristianos, independientemente de dónde nos encontremos; es nuestro deber contribuir a hacer realidad ese sueño de paz de la humanidad, principalmente para que las generaciones futuras no tengan que sufrir por el azote de la guerra.

 

ROLANDO ESCOBAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*