HOMBRES NUEVOS

Inmediatamente después del Concilio Vaticano II el organista y compositor español Juan Antonio Espinoza se dio a la tarea de escribir música litúrgica con sentido social y esperanza para los oprimidos, con énfasis en la fe cristiana. La idea de Espinoza era celebrar la presencia de Jesús Resucitado en el contexto del pueblo de Dios. Desde entonces sus composiciones, entre estas: El Señor Es Mi Fuerza, El Señor Resucitó, y otras; fueron adoptadas y entonadas por las diferentes comunidades tanto en su país natal como en Latinoamérica.

En estos días en que por momentos pareciera que la esperanza se aleja, es bueno recordar la letra de una creación musical de este talentoso compositor; letra que sin duda alguna nos reconforta como pueblo de Dios, que sigue caminando desde su drama, en la seguridad que hombres y mujeres vamos luchando por una humanidad mejor, conscientes que sólo con corazones nuevos podremos hacer un mundo nuevo. Por eso cantamos:

“DANOS UN CORAZÓN”

 

Danos un corazón grande para amar.

Danos un corazón fuerte para luchar.

 

Hombres nuevos, creadores de la Historia,

constructores de nueva Humanidad.

Hombres nuevos que viven la existencia

como riesgo de un largo caminar.

 

Danos un corazón grande para amar.

Danos un corazón fuerte para luchar.

 

Hombres nuevos, luchando en esperanza,

caminantes, sedientos de verdad.

Hombres nuevos, sin frenos ni cadenas,

hombres libres que exigen libertad.

 

Danos un corazón grande para amar.

Danos un corazón fuerte para luchar.

 

Hombres nuevos, amando sin fronteras,

por encima de razas y lugar.

Hombres nuevos, al lado de los pobres,

compartiendo con ellos techo y pan.

 

Danos un corazón grande para amar.

Danos un corazón fuerte para luchar.”

 

ROLANDO ESCOBAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*